martes, 13 de enero de 2009

GREGORY CREWDSON


Soledad, desamparo y un montón de tristeza gracias a este señor de Brooklyn. Qué bueno es el cabrón: