domingo, 17 de mayo de 2009

CON TOTAL DISCRECIÓN


__En el Hospital de Santa Coloma de la Anunciación, el Doctor Pobelloso miraba por la ventana de la habitación número trescientos cuarenta y uno, mientras pensaba en su hija, de veinte años, que llevaba uno estudiando en los Estados Unidos. Era una habitación doble, aunque sólo una de las camas estaba ocupada._Carraspeó, se giró y comenzó a hablar:
__- Por el amor de Dios... Mire, yo no soy su padre pero...
__- Pero... ¿Tan grave es?
__No había nadie más en la habitación. Fuera, hacía un tiempo estupendo y él Doctor abrió la ventana para airear la estancia, quizá.
__- No es eso. Es... moralmente... En fin, ya le he dicho que no soy quien para decirle nada...
__- Pero, Doctor, no recuerdo nada. Fui a una fiesta y creo que metieron algo en mi bebida... Luego aparecí tirado en un parque... Y no... No noté gran cosa hasta que llegué a casa...
__El Doctor asintió y echó un vistazo al informe.
__- Sí, eso veo. Probablemente sea debido a la cantidad de heroína que le encontramos en sangre que no fuera usted consciente de...
__- ¿Heroína? Dios mío... Dios mío...
__- Tranquilícese, no pasa nada... Pero teniendo en cuenta que los hechos sucedieron el viernes... Y que estamos a martes... No sé, debería usted haber venido antes...
__- Pero no... No noté nada hasta ayer.
__- Bien, no se preocupe. Es una intervención muy sencilla que no dejará secuelas ni nada parecido.
__Cerró el informe.
__- Operaremos esta tarde...
__- Bien, bien... pero...
__- ¿Sí?
__- ¿Me dormirán?
__- No es necesario. La epidural y un relajante serán suficientes para...
__- Prefiero que me duerman.
__- Pero...
__- Y, por favor, necesito que nadie sepa esto... No he avisado a mi familia, no quiero que... Es muy denigrante para mí, por favor...
__El Doctor quedó paralizado. No estaba acostumbrado a que le pidieran nada.
__- Un momento.
__Sacó su teléfono móvil, marcó un número y esperó hasta que contestaron:
__- ¿José Manuel?, Soy Pobelloso... ¿Cómo tienes la tarde?... Ya... Bien, pues necesito que me eches una mano... Aquí, a las cinco, en la sala doce... No, no, no... No es especialmente complicado pero es un caso que requiere cierta... discreción... Sí... No, te mando ahora mismo por email el informe... El equipo más reducido que puedas... Yo había pensado que tú, yo... y uno más... Bien, Gutiérrez me parece bien, sí... Vale, entonces hasta esta tarde; si tienes alguna duda me llamas. Gracias.
__El Doctor colgó y guardó de nuevo el móvil en el bolsillo de la bata. Luego tomó aire.
__- Acabo de hablar con uno de los mejores anestesiólogos del país. No se me da bien eso de pedir favores y creo que éste me saldrá caro... Pero... Bueno, espero que deje usted de acudir a esas fiestas donde le meten a la gente consoladores por el culo, ¿de acuerdo?
__- Sí, doctor. Gracias, gracias...
__- Bien, operaremos a las cinco... con total discreción, como dice usted... y le sacaremos eso del recto...
__Se marchó.
__A las cinco, efectivamente, operaron.
__Y a las siete, Rodolfo, un amigo de Gutiérrez, recibió un email con el siguiente vídeo:


ACTUALIZACIÓN:

Sin más, aunque hayan quitado el vídeo, tú puedes descargarlo aquí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Muy bien, todo muy discreto jajajaja

Anónimo dijo...

JAJAJAJAJA PUTOS MEDICOS JAJAJA

RICHAL dijo...

Qué fuerte, que se mofen del paciente los hijos de perra, ¿no?

Vale, sí, tiene un pepino en el culo... Yo también lo haría...

Anónimo dijo...

discrecion... qué perros