miércoles, 6 de mayo de 2009

TRES PELIS FLOJAS


Gran Torino (Clint Eastwood) tiene, en principio, dos problemas bastante guarros que me impiden disfrutar de la peli: uno es fácil de arreglar, basta con elegir la versión original (espero) y librarte de un doblaje ultra-guarro. El otro, parece que vaya a convertirse en el sello Eastwood de este tipo de pelis: a ver, ¿por qué los familiares tienen que ser tan deliveradamente idiotas? En Million Dollar Baby ya la cagaste con eso, Clint, y ahora pretendes colarnos un bodrio previsible para lavar no sé qué historias de tu vida. Asume que eres el puto amo, recuerda Sin perdón y ponte las pilas, que no tienes veinte años.

X-Men Orígenes: Lobezno (Gavin Hood) lo tiene todo para recaudar dinero a mansalva, pero, hostias, qué mala es la hija de puta. Y, ojo, que a mí me gustan este tipo de pelis... pero aquí se han pasado tres pueblos. Creo que le faltan una docena de chistes, unos secundarios con algo de personalidad y un poco de yo qué sé qué para que esto funcione o me interese.

The International, dinero en la sombra (Tom Tykwer) relata una investigación que podría resultar interesante, si fuera mucho más sutil y elegante. Debería haber tomado nota, por poner un ejemplo cercano, de Michael Clayton... Pero claro, desde Hijos de los hombres, Clive Owen es para mí un hermano (y aquí, para qué vamos a engañarnos, hace prácticamente el mismo papel), así que ni tan mal. Eso sí, impresionante el tiroteo del Guggenheim.


Hale, ya me he quedado a gusto.