miércoles, 10 de junio de 2009

CÓMO ARREGLAR LO DE LA INMIGRACIÓN


La cosa va más o menos así:

Hace unos años, a unos tíos les dio por aprovechar sus contactos con el sector político y ponerse a hacer casas gracias a la recalificación de terrenos y demás. Como los españoles son muy vagos y todos estaban metidos en la especulación, comprando lonjas y adosados, tuvieron que abrir la verja y dejar pasar a todo negro muerto de hambre que, con la excusa de alimentar a una familia (que vivía de la prostitución o los diamantes, en no sé qué país imaginario), se echó a las calles a vender droga, robar bolsos o matar judíos. También es cierto que, alguno, muy de vez en cuando, ponía unos ladrillos, haciendo de este lugar un paradisiaco y próspero sueño.

A todos les fue muy bien con este tema: los negros ya podían cantar rap, los moros amputando clítoris por doquier, sudacas con sus navajas al viento... y los dueños de los sistemas de producción haciendo caja sin parar. El Sueño Hispanoamericano se estaba cumpliendo.

Pero, salvo Fraga, no hay nada que cien años dure, así que cuando se terminaron las parcelas a cuarta línea de playa, cerraron los chiringos y los banqueros se llevaron sus billetes de quinientos a otro planeta, dejando a todos los negros y demás aquí, sin nada que hacer.

A la gente, al principio, todo le dio igual, porque aún no había terminado la liga... pero en cuanto el Betis bajó a segunda, todos (sin excepción) se dieron cuenta de que el porcentaje de inmigrantes era elevadísimo. Algo había que hacer, porque si esta gente se ponía a opositar... ni echándoles dinamita se iban a querer marchar de aquí.

Pero España no es precisamente una peli de Scorsese, así que, en lugar de Sindicato de Camioneros, aquí tenemos a los Panaderos Unidos controlando el cotarro. Una noche, se reunieron los Jefes de las dos mil familias más importantes de la zona valenciana y decidieron atajar el problema de raíz. Resumieron el tema con dos palabras: mano dura.

Lo importante era lanzar un mensaje. Algo suave para empezar, pero inteligible para mentes retorcidas.

"Vamos a cortarle un brazo a uno de esos hijoputas, y punto, y ya está. Así lo entenderán. Y ya está. Como hacen en sus culturas prehistóricas con los ladrones. Así lo entenderán. Porque son ladrones, que nos quitan nuestro vino y nuestras mujeres. Que parezca un accidente. Y punto. Y que todo el mundo lo sepa." dijo el Maestro Panero (un rango importante).

Es lo malo de servir alcohol en esas reuniones: el aplauso fue unánime.

Y lo llevaron a cabo con un boliviano.

Y si no me crees, yo no me invento nada, que lo pone aquí.

Por supuesto, aunque el éxito no fue completo, las reuniones se sucedieron, y los logros fueron llegando. Como cuando propusieron que los inmigrantes viajaran en el techo de los trenes; qué gran idea, qué manera de hacer limpieza:

Como éstos de Youtube igual lo quitan, puedes descargarte el vídeo aquí.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

JAJAJAJA...

No sé de dónde sacas estas cosas pero te sales.

Ra dijo...

lo del brazo es la leche. lo mejor que he leído en mucho tiempo.

lo del tren... no sé, igual es fake, al menos la llamarada, ¿no?

Felicidades por el blog, es de visita diaria obligada

Anónimo dijo...

QUÉ MANÍA ESTOY PILLANDO A LOS DE YOUTUBE, CABRONES.

hijoeputa dijo...

Pues no parece que sea fake, habría que haber puesto de acuerdo a mucha gente para que saliesen corriendo. De lo de los inmigrantes...a mí me parece que todo el mundo tiene derecho a moverse y a trabajar donde le salga de la punta de la polla, y que luego cuando se acabe el trabajo ya se irán. Por otro lado no soporto a los moros y a los gitanos. No es racismo, es más bien incompatibilidad cultural o algo así. Los chinos tampoco son mi fuerte.

Mr Crod dijo...

JAJAJAJAJAJA

Bravo, Hijoeputa. Eso es sinceridad... y empatía... pues creo que casi todo el mundo tiene pensamientos similares.