lunes, 29 de junio de 2009

LA BOÉTIE


Tu opresor no tiene más que dos ojos, dos manos, un cuerpo, y nada que no tenga el último de tu infinito número de ciudadanos, salvo la ventaja que tú le das, que es el poder para destruirte. ¿Dónde obtuvo esos ojos con los que este espia, si tú no se los diste? ¿Tendría todas esas manos para golpearte, si no las obtuviera de ti? Esos pies con los que pisotea tu ciudad, ¿dónde los consiguió, si no son los tuyos propios? ¿Qué poder tiene sobre ti, si no el poder que tú le das?

Étienne de La Boétie.


En respuesta a esto.

4 comentarios:

Rose Kavalah dijo...

Muy muy bueno

Ester dijo...

Un profe nos explicaba así qué es el poder en clase: 50 tios en una explanada. Uno en frente de todos ellos. El que está solo grita: "¡Firmes!" y nadie le hace puto caso... No hay absolutamente nada que ese tío pueda hacer para obligarles. Se acabó el poder.

egoitzmoreno.com dijo...

Ya, pero creo que de eso se dieron cuenta hace tiempo... así que inventaron la programación televisiva. no importa que no quieras obedecer, les basta con que no te levantes del sofá... y sigas comprando su mierda.

Anónimo dijo...

DALE FUERTE