miércoles, 21 de octubre de 2009

SUSAN


___Pete golpeaba la puerta de la caravana.
___Eran las dos de la mañana. Susan le había dicho que no quería visitas a partir de las doce, pero Pete podía pasarse una hora tocando, sobre todo si iba de coca, así que se levantó del sillón, se puso unas bragas, la bata rosa, y abrió.
___- ¿Qué pasa, nena?
___-Johnny está durmiendo... Últimamente tiene pesadillas y... ¿Que quieres?
___- Tengo un trabajito para ti.
___Ella lo miró a los ojos. Parecía sereno.
___- Pasa.
___- Gracias, cariño.
___Pete se sentó y sacó una papelina.
___- No me jodas -se indignó ella.
___- Sólo un tirito, cielo, para ponernos a tono.
___- No. Y si tuvieras un mínimo de decencia, lo último que harías es venir con droga a mi casa.
___Pete miró a su alrededor. Él nunca llamaría a eso “su casa”, pensó.
___- Perdona... ¿Cuánto hace que no te metes?
___- Seis meses. Mierda, ¿es que no lo entiendes? No quiero que me quiten la custodia...
___- ¿Cómo andas de pasta?
___- Mal.
___- ¿Joe no te pasa nada?
___- Joe ha desaparecido.
___- Entiendo... Pero no pasa nada... Mira, un grupo de chavales monta una fiesta... Son gente de confianza. El hijo menor de mi vecino, Billy Bates, ¿sabes quién te digo?... Es igual... Ha dejado preñada a una de su clase, y se va a casar...
___- ¿Una despedida de soltero?
___- Sí, no sé... Pero son unos chavales bien majos. Y con dinero.
___- Ya no hago esas cosas...
___- Con dinero, preciosa...
___- Lo siento, pero no... ¿Qué ejemplo le estaría dando a mi hijo?
___- Tu hijo no tiene por qué saber nada, mujer... Sólo quieren una stripper para hacer un poco el bobo. No quieren follar, sólo... lo de siempre.
___- Estoy estudiando, Pete. Quiero recuperar la vida que perdí hace diez años. Ya no quiero más humillaciones de ese tipo.
___- No jodas, ¿por qué dices eso?
___- Porque es verdad. Soy una mujer, una madre... No un objeto sexual.
___Pete la miró. Estaba un poco delgada, y ya no tenía veinte años... pero "a gusto la pondría a cuatro patas", pensó, mientras se fijaba en el pendiente de su ombligo. Una pena. Una pena de cuerpo desperdiciado en una vida de sexo malo, drogas sintéticas y música disco. "De todos modos, es una lastima que en Estados Unidos no esté bien visto follarte a tu hermana", se dijo.
___- Oye, si no quieres... está bien. Buscaré a otra. Pero pensé en ti porque supuse que necesitarías unos ingresos extra... No sé, para comprar pañales o lo que sea que necesite el enano...
___- Pensaste en mí para menear el culo delante de un montón de pijos. ¿Qué mundo es éste? Joder, ahora tenemos un presidente negro... Eso tiene... tendría que significar algo, ¿no?
___- Lo que tú digas.
___Susan se sirvió café y apagó la tele.
___- ¿Qué sacas tú de todo esto?
___- Les paso pastillas.
___- Joder...
___- Tranqui. Iré después de que termines el show, así no seré una tentación.
___- No he dicho que fuera a hacerlo.
___Pete la miró a los ojos.
___- Piensa en Johnny...
___Y se levantó.
___- Tengo que irme -dijo Pete.
___- Pete...
___- Dime.
___- Nada de humillaciones, ¿lo prometes?
___- Nada de humillaciones.
___- Ni grabaciones, ni móviles ni cámaras... No quiero terminar en Internet como una...
___- Claro, corazón, te lo prometo.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Triste historia, la verdad.