miércoles, 16 de diciembre de 2009

TAXI DRIVER


Taxi Driver se estrenó en el Cinema I de Nueva York el 8 de febrero de 1976, a mediodía. Schrader se quedó dormido el día del estreno, llegó al cine a eso de las doce y cuarto. Alrededor de la manzana, una cola de dobles de Travis Bickle: jóvenes pálidos con el pelo corto y chaquetas de excedentes del ejército. Schrader pensó: Oh, mierda, algo ha ido mal, aún no los han dejado entrar. Después se dio cuenta de que esa cola era para la segunda sesión. Entró corriendo en la sala cuando ya pasaban los créditos, y se sentó junto a Marty, Michael y Julia, al fondo. El boca a oreja era tan intenso que cuando aparecieron en la pantalla las palabras Taxi Driver, el público empezó a aplaudir. Los tres se abrazaron y se pusieron a bailar en el vestíbulo. "Fue un momento de pura alegría", dice Schrader. "Por no decir de venganza". Hubo otra proyección en Los Ángeles, en el Directors Guild. Julia se topó con Towne y Bert Schneider al salir de la sala, y pensó que no les había gustado la película, pero ninguno de los dos dijo nada parecido. Cinco años más tarde, después de que John Hinckley, al parecer influido por Taxi Driver, disparase contra Reagan, Julia volvió a tropezarse con Schneider. "¿Lo ves? No era una película tan mala", dijo ella, sonriente. Y él le replicó: "Si fuese realmente buena, lo habría matado".

Un parrafito de Moteros tranquilos, toros salvajes (Anagrama), de Peter Biskind, que me vino a la cabeza tras ver esto:

Todo va bien. Puedes descargar el vídeo aquí.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Todos tenemos que apoyar al justiciero.

egoitzmoreno.com dijo...

Lo curioso, en mi opinión, es el ímpetu con el que los medios se empeñan en recordarnos que el agresor sólo es un loco.

no sea que nos dé por salir todos a partirles la boca a esta panda de hijos de puta.

Rasp dijo...

Tienes razon:

http://www.20minutos.es/noticia/589192/0/berlusconi/interceptan/joven/

JAJAJA

TODOS LOS LOCOS LO QUIEREN MATAR JAJAJJAJAJA

Rober dijo...

Taxi driver: lenta.

Cara partida al mafioso: queremos más.

Un saludo,

rober

Anónimo dijo...

JAJAJA

buena anécdota!