lunes, 11 de enero de 2010

ANDY Y SUS AMIGAS


Creo que albergaban la esperanza de tener un hijo ingeniero... y es por ello que, con la excusa de haberlo aprobado todo en junio, mis padres decidieron comprarme un ordenador de los de verdad. Tenía 16 años y me obsesioné con el Amiga 2000.

Si hubiera elegido el Atari ST la cosa habría tenido algo de sentido, porque era el trasto que tenía mi amigo Aitor. Pero no, yo quería un Amiga. Era caro de cojones pero, para conseguirlo, contaba con la ineptitud de los dependientes de El Corte Inglés... Pero claro, la cagué suponiendo la falta de interés de mi madre en el asunto... Total, que tras soltarle in situ la enésima chapa, explicarle qué era un píxel y una paleta de colores y un montón de mierda imposible... y cuando ya estaba medio convencida, vino el típico vendedor listillo y a mi ama se le ocurrio hacer la pregunta maldita: "éste es de esos compatibles, ¿verdad? "

Traté de hacerle ver al imbécil que sólo tenía que decir "sí"... pero no hubo manera.

Un aspirante a Orson Welles, en algún programa radiofónico, había abducido a mi madre y nada podía hacerse ya; ella dijo que sólo pagaría por un PC...

Nos fuimos mosqueados a casa y me vengué, poco después, exigiendo un Packard Bell, 486DX, a 33 MHz, con cuatro megas de RAM y cien de disco duro. Un pepino que terminó literalmente reventado años después.

Y jugué al Monkey Island... Pero ésa es otra historia.

¿A cuento de qué viene todo esto? No sé, estaba improvisando para presentar el siguiente vídeo, pero ya ves, hay días que no hay manera... Total, Andy Warhol pinta a Debbie Harry, en 1985, durante la conferencia de prensa celebrada en la presentación de mi ansiado Commodore Amiga:

Puedes descargar el vídeo aquí.



I M A G E U P D A T E

No hay comentarios: