martes, 2 de febrero de 2010

DON´T PANIC, PLEASE


Juanito me manda uno de esos vídeos que ya has visto varias veces, pero no sabes dónde ni por qué. Así que investigo y, gracias al Templo de la Sabiduría Occidental del siglo XXI, descubro que su protagonista es Budd Dwyer, político estadounidense, que subió la audiencia quitándose la vida de manera muy elegante y fotogénica.

En Harrisburg, Pennsylvania, en 1987.

Según parece, un año antes había sido acusado de haber aceptado un soborno de 300.000 $. Si se hubiera declarado culpable la pena impuesta habría sido bastante menor que la que le iba a caer por no hacerlo.

Un día antes de hacerse pública su sentencia (55 años de prisión e impagable multa) convocó a los medios para hablar del asunto y leyó el siguiente comunicado:

Agradezco al buen Señor por haberme dado 47 años de apasionantes retos, vivencias estimulantes, muchas ocasiones felices, y sobre todo, la excelente esposa e hijos que cualquier hombre pudiése desear.
Ahora mi vida ha cambiado, sin razón aparente. Las personas que me han llamado y escrito están molestas y se sienten impotentes. Ellos saben que soy inocente y desean ayudar. Pero en esta nación, la más grande democracia del mundo, no hay nada que puedan hacer para prevenir que me castiguen por un crimen que no he cometido.
Judge Muir es conocido por sus sentencias medievales. Me enfrento a una sentecia máxima de 55 años en prisión y una multa de $300,000 por ser inocente. Judge Muir dijo a la prensa “me sentí revigorizado”, cuando me consideraron culpable y que planea encarcelarme como un desestímulo hacia otros funcionarios públicos. Pero no seré un factor disuasivo porque cada funcionario público que me conoce sabe que soy inocente; no será un castigo legítimo porque no he hecho nada malo. Desde que soy víctima de una persecución política, mi prisión simplemente será un gulag americano.
Pido a aquellos que creen en mí, que continuén manteniendo la amistad y recen por mi familia, para trabajar incansablemente por la creación de un genuino sistema de justicia en los Estados Unidos, y proseguir con los esfuerzos de exonerarme, para que mi familia y su futura parentela no sean manchados por esta injusticia que ha sido perpetrada en mi persona.
Confiamos que la razón y la verdad se impondrán y seré absuelto dedicando el resto de nuestras vidas en crear un sistema de justicia aquí en los Estados Unidos. El veredicto de culpable ha fortalecido esa decisión.

Luego, repartió unos documentos a sus colaboradores (incluyendo una nota dirigida a su esposa y papeleo referente a la donación de órganos) y sacó un pedazo de pistolón de un sobre, mientras pedía a los presentes que se dieran el piro si les acojonaba la situación.

Y lo mismo te digo yo que hagas antes de darle al play:

Puedes descargar el vídeo aquí.


I M A G E U P D A T E

No hay comentarios: