miércoles, 3 de marzo de 2010

UNAS RISAS


Hace un par de días me topé con el vídeo que cierra este post y llevo, desde entonces, pensando en escribir alguna tontería graciosa al respecto; más como ejercicio que otra cosa, pero –y mira que no doy mucha importancia eso de librarme del infierno- no me veo capaz.

Mi buen amigo Berni decía –después de haberse tirado un montón de tiempo viviendo en Méjico- que, en ocasiones, la violencia hacia un semejante es simplemente una cuestión de simplificación y jerarquías: no son sujetos, son sólo objetos. Y como tales, tienen el valor, mayor o menor, que queramos darles... por comparación. Vamos, que si me gustan las zapatillas de un individuo, me lo cargo y me las quedo.

Esto no es ningún descubrimiento. Y los que hemos estudiado un poco el tema sabemos del esfuerzo de mucha gente por sacarnos del agujero. Pero, con vídeos como éste, uno se da cuenta de que el mundo es muy grande, y la teoría muy pequeña. Que existen lugares en los que toda esa mierda de la tolerancia y los derechos humanos valen menos que nada.

Quién sabe, será que el actual discurso occidental está maldito, apoltronado; que no se las ha tenido que ver con el Horror... y la duda es si, desde aquí, podemos siquiera plantear ninguna solución. Y digo desde aquí porque conozco a un montón de gente dispuesta a dar lecciones de casi todo, pero a nadie capaz de entrar en un corral, agarrar un gallo por el cuello y le cortarle la puta cabeza, como dicen que hacía Tirofijo.

No es que eso nos descalifique para teorizar. Creo, más bien, que nos impide analizar un mundo en el que somos muy poquita cosa, por mucha tecnología que nos arrope.

¿Y el vídeo? No te apures, que no te quitará el sueño.

Hay quien dice que es un ladrón nicaragüense castigado por robar en reiteradas ocasiones. Otros comentan que es un militante de las FARC, a quien un paramilitar le recuerda que si la vida es perra, aún puede serlo más.

No sé.

Pero acojonan las risas del final, a nosotros, pequeños burgueses con tele grande que te cagas, muy mal acostumbrados a las risas enlatadas.

Ésas que hacen el trabajo sucio, en las comedias que nos tragamos, antes de quedarnos fritos en el sofá.

Con el estómago bien lleno:

Puedes descargar el vídeo aquí.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo de las risas del final me ha matado.

tdk dijo...

jooooooooooooooooooooooooo

der.

así de fácil se hacen estas cosas.

tienes razón, algunos estamos a años luz de entender algunas cosas.

Jose dijo...

Esto es...

"me da permiso para salir corriendo... para gritar... por el dolor..."

"¡ponga ahí malparido!"

Estoy de acuerdo. No estamos preparados desde el primer mundo para siquiera analizar escenas como esta.

Pero eso no significa que hay que dejar de denunciarlo, como la ablación o los lapidamientos.

Un saludo.

Anónimo dijo...

no estoy de acuerdo para mi en el primer mundo, como decís, hay tanta o mas crueldad. Unos crios bastante cerca de tu casa mataron a un pobre hombre a patadas hace unos años. Ahora están en la calle, y seguro que se rieron esa noche. POr no hablar de lo que dicen canciones pop de grupos de cerquita que facilmente asimilamos. En fin, nada nuevo bajo el sol. Poco hay que emtender en esto. La crueldad existe desde que existe vida. Si te descuidas, los de nuestro primer mundo se seguiran riendo de sus crimenes porque es algo un poco mas extraordinario, el mandril del video no creo que se recree demasiado en su experiencia de cortar manos. En fin, los animales de aquí son aún mas asquerosos.

desbert dijo...

Creía que ya lo había visto todo... pero no. Este vídeo me ha dejado tocado, hoy he soñado con este pobre hombre que sale disparado como gallina sin cabeza vete a saber a donde... y mi cabeza, supongo que para terminar de joderme el sueño, ha recordado otro vídeo que también me jodió el estomago en su día... una gusano que inyectaba a sus hijos dentro de un caracol, crecían dentro de él, le controlaban la mente, aparecían en sus ojos y se les veía a través de la piel del caracol... controlaban sus movimientos y se lo comían por dentro. La naturaleza es la madre de todas la aberraciones, cuando alguien las piensa, ella ya las ha llevado a cabo. ¿evolución?... vida y muerte... y casi siempre, con dolor.

egoitzmoreno.com dijo...

amigo desbert, eso del caracol mola. no deje de visionar este vídeo en el que, aviso de antemano, no le cortan nada a nadie:

http://www.roncandoenelnostromo.com/2009/07/parasitos.html

egoitzmoreno.com dijo...

y amigo anónimo, puede que tenga usted razón... pero, como indica sabiamente "el mandril del video no creo que se recree demasiado en su experiencia de cortar manos", y eso es lo jodido, que para cierta gente estas cosas no significan nada: pura rutina. no son actos de maldad ni de locura.

en fin, ya es viernes. un saludo.

Cojón de Campeche dijo...

Hay que verlo en su contexto, si no hay ley ni justicia para evitar que él robe las gallinas, tampoco la hay para evitar que le corten los brazos, incluso para poder grabarlo sin que pase nada. Tienes que elegir, sus brazos o tus gallinas... En el Islam la ley es cruel, pero aqui ni siquiera hay ley. Mi vecino me comentaba que el otro dia salió con el machete detras de uno de los chavales que le estan grafiteando (garabateando mas bien) la fachada de su cada cada mes desde hace mas de seis años. No lo agarró, pero según él iba con la intencion de partirle en su madre. No soy capaz de ver la segunda mitad del video, pero entiendo a mi vecino.

Nuestro ejercito profesional que ahora se nutre con gente de este pelo la esta armando en Afghanistan, no se que entendemos por civilizacion. Si te gusta la coca tal vez te estes esnifando los brazos de este colega de las FARC sin saberlo.

Hay siempre detalles morbosos que no te explican. ¿El otro brazo se lo acaban de cortar o ya le pillaron en otra ocasion?