martes, 13 de abril de 2010

EGUNKARIA


Copio y pego de Guerra Eterna el siguiente post:

LA SENTENCIA DE EGUNKARIA

La lectura de la sentencia de la Audiencia Nacional que ha ha absuelto a cinco directivos del diario Egunkaria del delito de pertenencia a ETA es desoladora. No por su conclusión, sino por la descripción de los razonamientos de las acusaciones. ¿Cómo es posible que un caso así llegara a juicio? ¿Cómo es posible que un juez, Juan del Olmo, dictara el cierre de un medio de comunicación sin ninguna prueba y violentado los principios constitucionales, como explica la sentencia?

No hay juicios políticos en una democracia. Se juzgan hechos y se asignan responsabilidades en función de esas pruebas. Nada de eso hubo en la instrucción del caso.

No había artículos en Egunkaria que suscribieran la línea política de ETA. El diario no era "instrumento para la comisión de delitos". Ni el capital social ni los recursos utilizados por la empresa tenían "procedencia ilícita". No hubo desvío de fondos de la empresa con destino a ETA. Los periodistas no obedecían consignas enviadas por la organización terrorista.

Y sin embargo, el periódico se cerró y cinco personas fueron procesadas.

No había ninguna prueba y dio igual. Los argumentos de dos organizaciones ultraderechistas y un capitán de la Guardia Civil eran suficientes. Si acaso, los acusados debían demostrar su inocencia en una evidente perversión del funcionamiento normal de la justicia.

En su origen, tanto por parte del juez Del Olmo como de las acusaciones, que no el fiscal, existía la idea de que un diario en lengua vasca sólo podía existir si ETA había tomado la decisión de crearlo. Este prejuicio insultante y reaccionario está en la base de todo el procedimiento judicial. Dice la sentencia:

A partir de ahí, las acusaciones dan por supuesto que E.T.A. ha tenido que intervenir en la gestación, nacimiento y gestión del periódico en euskera Euskaldunon Egunkaria y, más allá de esto, que como la lengua vasca es un instrumento primordial para E.T.A. en su estrategia, y Egunkaria es el único diario íntegramente editado en lengua vasca, tuvo que nacer porque E.T.A. lo quiso, siendo sus gestores y cuadros directivos miembros o colaboradores de la banda terrorista.
La estrecha y errónea visión según la cual todo lo que tenga que ver con el euskera y la cultura en esa lengua tiene que estar fomentado y/o controlado por E.T.A. conduce, en el proceso penal, a una errónea valoración de datos y hechos y a la inconsistencia de la imputación.


Finalmente, sobre la denuncia de torturas realizada por los acusados, la sentencia dice:

Por último, en la valoración de las declaraciones de los procesados tiene especial relevancia que las denuncias de estos sobre malos tratos y torturas sufridos durante la detención incomunicada –que fueron relatadas con detalle en la vista oral y antes ante el instructor y objeto de denuncia en los tribunales- son compatibles con lo expuesto en los informes médico-forenses emitidos tras ser reconocidos en el centro de detención, si bien el Tribunal no puede llegar a conclusiones jurídico penalmente relevantes sobre el particular salvo constatar que no hubo un control judicial suficiente y eficiente de las condiciones de la incomunicación.

Suena lógico. Es lo que ocurre cuando se quiere forzar a un inocente a confesar su culpabilidad.

Texto íntegro de la sentencia aquí.


Iñigo Sáenz de Ugarte, 12 e Abril de 2010

George W. Bush dijo, el 15 de diciembre de 2004 en Washington, que "la justicia debe ser justa" y la cita se ha usado hasta la saciedad como muestra de la imbecilidad del expresidente estadounidense. Dadas las circunstancias, y nunca pensé que llegaría el día, me veo obligado a suscribirlo.

Porque lo que pasa en España es tercermundista.

Por cierto, la foto sale de este enlace, donde se puede consultar una cronología.

ACTUALIZACIÓN:

Nada, sólo para poner que más aquí.

No hay comentarios: