miércoles, 5 de mayo de 2010

VENDIENDO MUERTE


Arcadi Oliveres comenta, sobre la producción y la exportación de armas en España, lo siguiente:

INDUSTRIA Y CADÁVERES

En España hay unas cuantas empresas fabricantes de armamento y equipamiento militar, que producen tanto para el ejército español como para la exportación. También hay otras empresas que tienen intereses accionariales o productivos en la industria militar.

La entrada de España en la OTAN en el año 1982 inició un proceso de crecimiento de la industria española de armamento que supuestamente tenía que modernizar los dispositivos de las fuerzas armadas del Estado para que fueran homologables con las de los nuevos socios. Para la consecución de este objetivo se asignaron ayudas públicas, compras estatales, presupuestos de búsqueda, planes electrónicos e informáticos y facilidades exportadoras, sin hacer constar, sin embargo, cuáles eran las amenazas que obligaban a tales arsenales. Con el paso de los años el resultado del proceso ha sido espectacular: pérdidas globales constantes, ocupación mínima, absorción de más de un tercio del gasto público español destinado a la investigación científica, exportaciones agresivas a países en guerra, y como conclusión saneamiento a cargo de los impuestos de los ciudadanos, venta a precios de saldo a empresas extranjeras y compromisos de importantes compras por parte del Ministerio de Defensa a estas compañías.

Estos antecedentes nos conducen al momento actual del sector armamentístico español. Con datos del año 2000 – desfortunadamente los del 2001 todavía no se han publicado – podemos saber que su actividad de 1.530 millones de euros representaba el 1,53% de la producción industrial española, que los 13.000 puestos de trabajos directos generados significaban el 0,44% de la población ocupada en el sector secundario, y que los 616 millones de euros exportados suponían el 0,50% de las ventas españolas al exterior.

La mayoría de exportaciones de armamento español van a países en guerra civil o con regímenes opresivos

Las producciones de las empresas que podemos ver en la tabla de la página siguiente van obviamente destinadas al suministro del ejército español, pero también a la exportación. Una parte importante de las ventas se dirigen a países del Sur, a menudo implicados en guerras civiles o vecinales, violencia estructural y carencia de respeto por los derechos humanos. Estas ventas se saltan sin ningún escrúpulo el código de conducta aprobado por el Consejo de Ministros de la Unión Europea que limita la venta de armas en casos como los mencionados. Sólo a título de ejemplo podemos mencionar la reciente información dada por el Ministerio de Economía sobre el destino de las exportaciones correspondientes al año 2001. Si hacemos exclusión de los países desarrollados, las armas españolas han ido a parar, por este orden, a los siguientes países: Marruecos, Arabia Saudí, Kuwait, Malasia, Sri Lanka, Egipto, India, Filipinas, Argentina, Israel, Turquía, Pakistán, Colombia e Indonesia.

¿Cuáles son nuestras posibilidades ante tanta hipocresía, doble lenguaje y falsa defensa de los ciudadanos? Evidentemente la denuncia, las acciones de los movimientos por la paz, la presión política y la educación por la noviolencia tienen mucho que hacer, pero no podemos olvidar nuestro comportamiento como consumidores y usuarios de todas aquellas empresas que tienen intereses en el negocio de la muerte. A la derecha, hay una lista.

Principales empresas productoras de armamento españolas:

·Empresa: CASA (Construcciones Aeronáuticas S.A.), Madrid; propiedad: Integrada dentro del consorcio EADS (European Aeronautic Defence and Space Company) y con participación de Daimler-Chrysler Aerospace (Alemania) y Aérospatiale Matra (Francia); producción: Aviones de transporte militar, de combate y de entrenamiento. Satélites.
·Empresa: Izar Construcciones Navales S.A., Madrid; propiedad: Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI); producción: construcciones navales militares
·Empresa: Indra S.A., Alcobendas (Madrid); propiedad: accionistas privados; producción: Simuladores para aviones, carros de combate y helicópteros, equipos electrónicos para la guerra y sistemas de comunicaciones.
·Empresa: General Dynamics-Santa Bárbara Sistemas, Madrid; propiedad: General Dynamics, Estados Unidos; producción: armas ligeras, vehículos blindados, explosivos y piezas de misiles.
·Empresa: Industria de Turbo Propulsores, Zamudio (Bizkaia); propiedad: accionistas privados; producción: motores y turbinas de aviación.
·Empresa: Gamesa Industrial S.A., Álaba-Araba; propiedad: accionistas privados; producción: componentes y subconjuntos en materiales compuestos para aviones militares.
·Empresa: Explosivos Alaveses S.A., Madrid; propiedad: accionistas privados; producción: proyectiles, bombas, espoletas.
·Empresa: Iveco-Pegaso S.L., Madrid; propiedad: Iveco; producción: vehículos militares.

Fuente, ésta.


1 comentario:

Anónimo dijo...

Menuda cuadrilla de "golfos apandadores", hijos de la grán puta.
Una de sus minas les ponía en el bater, al estilo arma letal pero con fatal final... jeje.