sábado, 17 de julio de 2010

LA INSURRECCIÓN QUE VIENE


Mi amigo Alex me pasa este enlace:

¡INSURRECCIÓN EN LAS AULAS!
El ascenso del pensamiento revolucionario entre estudiantes de EE UU preocupa a los conservadores. ¿El último incidente? Un manual anarquista es best seller en Amazon.

La derecha tiene miedo a los campus. Quizá el mejor ejemplo sea David Horowitz, figura de referencia de las bases republicanas, cuyos best sellers critican ferozmente el clima intelectual de las universidades de EE UU. En 2006 escribió un libro titulado Los 101 académicos más peligrosos de América. Todo un ejercicio de macartismo donde señalaba con nombre y apellidos a los docentes rojos. El volumen tuvo tanto éxito que en 2009 editó una especie de secuela: Aulas de un solo partido: cómo los profesores radicales de las mejores universidades adoctrinan a los alumnos y sabotean nuestra democracia. En la portada aparece un burro trajeado dando clase, clarísima pulla que busca insultar a los seguidores del Partido Demócrata (cuya mascota es un borrico). Los objetivos preferidos de Horowitz son tótemes izquierdistas como Noam Chomsky o antiguos Panteras Negras que recalaron en la enseñanza como Amiri Baraka o la mítica Angela Davis.

Thomas Frank, columnista de The Wall Street Journal y autor de varios best sellers políticos, lo analiza así: "Es difícil medir hasta qué punto la derecha está preocupada por el auge del pensamiento radical en las universidades. A muchos conservadores les gusta desempeñar el papel de víctima, como si estuvieran oprimidos por una élite revolucionaria. Pero tiene su lógica que los campus estén dominados por profesores de izquierda. Si eres un académico conservador, vas a cobrar mucho más en un think tank o en la empresa privada".

Este año, las cosas se han calentado. La editorial Semiotext(e), puesta en marcha por alumnos de la Universidad de Columbia, está desbordada por el éxito de La insurrección que viene (en España lo publica Melusina). Se trata de un manual anarquista escrito en Francia por un colectivo que se hace llamar Comité Invisible. El texto defiende la acción directa como único medio para acabar con la exclusión y la injusticia social. Los líderes de opinión de la derecha se han puesto nerviosos por frases como esta: "Ya no puede suscitar grandes dudas que será la juventud la primera en tomar salvajemente el poder. Los últimos años, desde las revueltas de Argelia en 2001 hasta las de Grecia en invierno de 2008, no son sino una sucesión de anuncios en este sentido". ¿Es posible que en los campus de EE UU vuelva a resurgir la efervescencia política de los sesenta?

El ritmo de ventas de La insurrección que viene ha sido tan trepidante que The New York Times le dedicó un artículo el 14 de marzo de 2010. Según el diario, el ascenso comenzó en febrero del año pasado, "después de que Glenn Beck [gurú mediático de la ultraderecha] lo describiera en televisión como 'la cosa más maligna que he leído en mi vida'. Al día siguiente llegó al puesto 54 de los best sellers de Amazon. En julio de 2009 ocupó brevemente el puesto número uno, y el pasado fin de semana seguía en el 240". El mérito no estaba solo en colarse tan arriba, sino en haber mantenido parte del tirón durante 12 meses.

El libro no está distribuido por un pequeño sello antisistema, sino por el prestigioso Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT), de cuyas aulas han salido 75 premios Nobel. En marzo de 2010 alcanzó la sexta edición, una hazaña con doble mérito, ya que también está disponible gratis en Internet. Sylvère Lotringer, veterano filósofo que fundó Semiotext(e) en 1974, reconoce que ha tenido problemas para satisfacer la creciente demanda de copias. "La estrategia de estigmatizar el libro no ha funcionado en ningún país. El Gobierno de Sarkozy lo intentó en Francia procesando a uno de los presuntos autores y solo consiguió darle más resonancia. A Glenn Beck le ha pasado lo mismo en EE UU", explica.

Un fenómeno así no aparece de repente. Cualquiera que haya seguido la evolución del ensayo político sabe que el cambio de siglo trajo un giro fundamental en muchos intelectuales de izquierda. La sociología o filosofía dura dejaron paso a cuestiones más urgentes y cotidianas, que van desde el urbanismo hasta la cultura popular. El mejor exponente es el esloveno Slavoj Žižek. El que fuera colaborador del cáustico grupo de música industrial Laibach, hoy destripa conflictos sociales con un estilo personal y eléctrico. Combina citas de Marx o Lacan con metáforas sacadas de The Matrix o Tom & Jerry. El magnético Žižek tiene estatus de celebridad, ha protagonizado documentales para difundir su pensamiento en el mercado anglosajón y es profesor invitado de las universidades de Princeton, Columbia y Michigan.

Otra figura de este movimiento crítico emergente es David Harvey, profesor de Antropología en la Universidad de Nueva York. Su prestigio se debe a gruesos tomos donde analiza la crisis del capitalismo, pero también sabe usar formatos más actuales y accesibles. A finales de junio se alió con un ilustrador para crear un corto de 11 minutos donde explica la claves del colapso económico a partir de un tablero de Monopoly por donde pasan Karl Marx, la reina de Inglaterra o los personajes de Snoopy. En una semana ha recibido más de 250.000 visitas en YouTube. Mike Davis, profesor de historia en la Universidad de California, también evita construir densos conceptos teóricos y usa escenas de la película Black Hawk derribado (Ridley Scott, 2001) para explicar la impotencia del Ejército de EE UU cuando intenta someter a la resistencia afgana o iraquí.

Parte de la popularidad de estos autores hay que atribuirla a New Left Review, revista de ciencias sociales que este año celebra medio siglo de existencia. Se edita en Londres, pero la mayoría de sus 10.000 copias por número cruzan el Atlántico hacia las universidades norteamericanas. New Left Review nació en los agitados años sesenta y ahora resurge al calor de nuevas crisis sociales. ¿Puede ser casualidad?

Por Víctor Lenore.

A este respecto, busco en Wikipedia y encuentro lo siguiente:

La insurrección que viene es un ensayo político francés publicado en 2007 y redactado por un Comité Invisible. La identidad real de su o sus autores es controvertido. La policía francesa atribuye el libro a Julien Coupat.

Y el libro, La insurrección que viene, traducido por Rebelion.org, que puedes descargar aquí, en PDF.

¿Algo de Žižek? Echa un vistazo aquí.

Y quizá te interese esto, que yo diría que viene muy a cuento.

7 comentarios:

Descla. dijo...

Buenas tardes. Te he visto enlazado en "Safari Nocturno" y me ha llamado la atención el título de la entrada.
Lo primero que me viene a la cabeza es que recelo de las insurrecciones dirigidas. Pero ni conozco a Zizek ni al Comité Invisible.
De lo que más recelo es de esa constante intención en seguir haciendo izquierdas y derechas, cuando el anarquismo huye de ambas y ambas históricamente han masacrado anarquistas.
No sé... me parece como más de lo mismo esto. Más insistir en la polarización izquierda-derecha cuando ambas trabajan para el mismo amo: el capital. Tómese un país europeo cualquiera y mandé la izquierda o la derecha, la política es idéntica en lo económico y solo varían cuestiones estéticas: los homosexuales se pueden casar, cosas así.
En España incluso, los peores cachiporrazos en la cabeza del obrero han venido por gobiernos supuestamente de izquierdas...

Y estas son las pegas que le pongo al texto, por lo demás es interesante.

Saludos.

Descla. dijo...

Ya le he echado un vistazo a tu recopilación de Zizek. Se me hace muy denso hoy, con la resaca de ayer viernes. Para otro día.

egoitzmoreno.com dijo...

buen comentario,

el capital, como dices, se lo come todo y, efectivamente, nos ofrece alternativas ficticias... como si votar a uno u otro tuviera alguna repercusión... como si un presidente negro en eeuu representara algún cambio.

y sí, es verdad que, tradicionalmente, la izquierda se ha encargado de adoptar las decisiones más duras... chomsky otros ya lo han dicho en repetidas ocasiones, que hay que fijarse en el currículum de los demócratas. siempre aprueban leyes que sus electores no podrían imaginar siquiera. pero claro, éstos nunca se enteran porque andan viendo baseball o la mtv, qué sé yo.

un asco, vamos...

no obstante, la lectura más esperanzadora que puedo sacar del texto es el movimiento en el subsuelo. la situación, en españa, por ejemplo, roza el absurdo. yo me pregunto qué tiene que pasar para ver una movilización frente a tanto banquero, empresario gordo o político hijo de puta, que vienen a ser lo mismo, supongo.

y quizá, lo interesante, digo, es que algunos proponen una alternativa al pensamiento único. llámala izquierda o como te dé la gana.

y sí, lo sé, nada nuevo bajo el sol... "pero como nadie escucha") que diría guide), está bien que alguien se lo curre, "quijotescamente" (que diría unamuno), y repita y repita y repita cómo están las cosas.

igual, algún día, alguien nos da una sorpresa.

un saludo; bebe agua y algo de ibuprofeno... es mi consejo de hoy.

e.

Uno puede poner todos los gays que quiera en el Gobierno, puede permitir todas las películas subversivas y transgresoras; toda esa crítica es bienvenida e integrada. Ahora intente usted mover un sólo ápice del funcionamiento del capitalismo, intente frenar el liberalismo económico desde su Gobierno en beneficio de los derechos de los trabajadores. Ahí es cuando todo el poder capitalista se le echará encima.

Slavoj Žižek

Descla dijo...

Sí que parece bastante interesante Zizek y no había oído hablar de él.

Sí, yo sólo apunté las pegas al texto, por supuesto que alguien mueva el suelo, es positivo, llamémosle izquierda, por lo que la izquierda quiso ser o llámesele como se quiera, pero que alguien diga algo.

La situación en España a mí me resulta increíble. Yo no sé qué más nos tienen que hacer. No sé cómo no hay grupos organizados pegando palos no violentos en cadenas de supermercados del capital, no sé como no están ardiendo ayuntamientos, no lo sé...

Comentábamos el otro día entre amigos, tertulia cervecera, del riesgo de "musolinización", de que salga el salvador por la derecha prometiendo acabar con tanta corrupción etcétera. Una vieja historia que suele funcionar. El fascismo, no lo olvidemos, es de masas. Y las masas lo han seguido enfervorizadas; conecta muy bien con los bajos instintos del populacho. Cuando ya ha hecho su papel llegan los demócratas (de pacotilla), demonizan el fascismo y parece que nadie lo siguiese... Y vuelta a empezar.

Yo no soy nada optimista. No veo cómo luchar contra el inmenso despliegue de los medios de comunicación en sus manos. Contra el aborregamiento generalizado. El capital nos va a esclavizar y nos va dejar elegir el color de las cadenas, por votación memocrática, y aquí viendo a la Belen Esteban...

Sí, vale, sólo escribiendo aquí ya estoy haciendo algo...para previamente convencidos, que supongo que será la clientela de tu blog.

davit dijo...

Que va...los otros dos pasamos por aquí solo a ver tetas, de Zizek pasamos tela.

Me ha encantado lo de la Musolinización, lo usare como mío la próxima tertulia cervecera/cocacolera en la que esté. Ademas me parece muy factible lo que dices, triste...

egoitzmoreno.com dijo...

sí, tienes mucha razón, Descla.

y la clave es el miedo. En realidad, supongo, es lo que explica radicalmente (de raíz, digo) todo acto humano. no se puede condenar a la masa (y hablo de todos nosotros) por no hacer nada, por ver fútbol, a la esteban, etc. en el fondo, no nos levantamos porque nos lo han metido dentro: porque hay que pagar el alquiler, porque tenemos hijos, porque hay que comer, porque... es muy jodido plantearse nada que ponga en peligro un modus vivendi, aunque lo odiemos.

pan y circo funcionan no porque seamos gilipollas, sino precisamente por todo lo contrario. porque sabemos a qué nos exponemos: principalmente, a quedarnos solos.

no sé si era el propio Zizek (y si no ,debería) quien dijo eso de la universalización del particular. es decir, que en un momento no especialmente relevante, en una circunstancia cualquiera (que ya se ha dado y se podría volver a dar)... alguien hace algo, y adquiere un significado especial. todas las grandes (y este calificativo, supongo, será discutible) vienen dadas por esto: es la negra que se sienta delante en el bus.

un día, alguien hace algo... y salta la chispa.

cada vez es más difícil que algo así ocurra; el cuarto poder lo aplasta todo, nos despista, nos hace decir (y pensar!) cosas que no se sostienen. lees a heródoto y ves que nada de esto es nuevo...

y, claro, no hay lugar para el optimismo.

pero... quizá, un día...

http://www.roncandoenelnostromo.com/2009/04/violencia-divina.html

egoitzmoreno.com dijo...

por otro lado, la teoría "dura" de Zizek no me interesa tanto como (además de las referencias al cine, literatura, etc.) su postura.

el combate.

es cojonudo que se preste a todo, a hacer documentales, a ser una (mini)celebridad en youtube, a contar chistes y exponerse, con ese inglés y esa dicción. supongo que, lo importante, al final, es llegar.

y esto también es interesante: durante mucho tiempo los intelectuales han vivido encerrados en teorías ininteligibles y complejas, peléandoselo a puerta cerrada... Es muy de agradecer que alguien ejemplifique de manera tan certera, acudiendo a la cultura popular. y, ojo, es que es ésta, además, el fiel reflejo de nuestro tiempo.

posiblemente se trate de una moda a superar y su teoría filosófica se termine perdiendo en la noche de los tiempos... pero, estoy convencido, más de uno aprenderá la lección: lo que cuentas de nada sirve si lo metes en un cajón...

hay que sacarlo.

soy un pesado,porque siempre estoy con lo mismo, pero si te (os) gusta el cine, no dejes de ver esto:

http://www.egoitzmoreno.com/blog/perverts.zip