jueves, 1 de julio de 2010

UN POCO HARTITOS...


dijo izengabe:

yo soy pensionista por un cancer,( ahora mismo tomo unas pastillas de 600 eu la caja , y consumo 3 cajas al mes) y cobro, 1800 mes , pero me he pasado 15 años en la mar y 11 en una fundicion, cotizando lo que debia todos esos años . politicos de mierda!!! y vosotros estando 4 años creo en el parlamento , mamones de mierda, teneis derecho al 100 % de la jubilacion no teneis verguenza sois unos putos desgraciados y teneis mucho morro.

Es uno de los comentarios a esta noticia que saco del Deia:

BENGOA RECONOCE QUE SANIDAD YA ESTUDIA A QUÉ JUBILADOS PODRÍA COBRAR LAS RECETAS
El consejero sugiere que en la CAV hay un 4% de personas con una pensión superior a 2000 euros

GASTEIZ. El consejero de Sanidad del Gobierno vasco, Rafael Bengoa, reconoció ayer que su departamento está estudiando "qué tipo de ciudadanos" podrían verse afectados por un eventual establecimiento del pago por receta para determinados pensionistas. Además, recordó que hay un cuatro por ciento de jubilados que cobran más de 2.000 euros mensuales y que no pagan por las recetas, mientras que los perceptores del salario mínimo -unos 630 euros-, sí lo hacen.

Bengoa compareció ante la Comisión de Sanidad del Parlamento Vasco para informar sobre el proyecto de su departamento para impulsar el uso de medicamentos genéricos y para exponer su opinión respecto al posible establecimiento del copago de servicios sanitarios como fórmula para garantizar la sostenibilidad del sistema.

Respecto al copago, hasta el momento, el Gobierno vasco no se ha posicionado sobre esta posibilidad. No obstante, tanto el lehendakari, Patxi López, como Bengoa han dejado la puerta abierta a que los pensionistas con más recursos económicos puedan empezar a tener que pagar por los medicamentos que les recetan sus médicos.

Rafael Bengoa, en su comparecencia, insistió en la necesidad de abordar un debate "serio y técnico" sobre el copago, una discusión que calificó de "vieja y recurrente", y que "aflora mucho más en tiempos de crisis"

Aunque destacó que no se puede "cerrar ninguna puerta" a la adopción de "posibles medidas para ayudar a gestionar mejor el sistema", reconoció que este es un asunto en el que hay que actuar con "prudencia", dado que "levanta muchas ampollas".

DIRECTRICES DE MADRID El consejero de Sanidad recordó que el copago no figura entre las medidas incluidas en el programa de ahorro aprobado por Osakidetza. Sin embargo, Bengoa manifestó que es una discusión que debe abordarse en el conjunto del Estado español y "todos a la vez". De este modo, Rafael Bengoa se suma -como ya hizo de forma entusiasta en la gestión de la gripe A- a las decisiones que adopten en el Ministerio de Madrid, que dirige su admirada Trinidad Jiménez.

En el caso concreto del establecimiento del pago por receta para determinados pensionistas -en la actualidad nadie debe aportar suma alguna por los fármacos que les receta su médico-, insistió en que el Ejecutivo estudia esta posibilidad.

Aunque no era la primera vez que Bengoa hablaba de la posibilidad de que los jubilados con un determinado nivel de ingresos pudieran empezar a tener que pagar por sus recetas, no concretó a partir de qué nivel de renta podría aplicarse esta medida. No obstante, destacó que "hay un grupo importante de pensiones", que cifró en un cuatro por ciento, que superan los 2.000 euros mensuales.

El consejero -que al ser nombrado consejero de Sanidad se mostró contrario al copago en Euskadi- comparó la situación de estas personas que "no aportan" suma alguna, con la de las personas que cobran el Salario Mínimo Interprofesional -630 euros al mes- y que, por el contrario, sí han de pagar por los medicamentos que les son prescritos.

Tras realizar esta afirmación, indicó que se está estudiando "qué tipo de ciudadanos" podrían verse afectados por un eventual establecimiento del pago por receta para determinados pensionistas. En su comparecencia Bengoa se refirió a la decisión de su departamento de poner en marcha de una iniciativa para fomentar el uso de genéricos en lugar de medicamentos de marca en cuatro productos farmacéuticos para el tratamiento de enfermedades crónicas, una medida que ha sido duramente criticada por Farmaindustria, que solicitó incluso su retirada.

Los medicamentos son Atorvastina -para el control de colesterol-, Clopidrogel -un anticoagulante-, Risedronato Semanal -para la osteoporosis- y Losartán-Hidroclorotiazida -empleado en el control de la hipertensión-. Sanidad no impide a los médicos de Osakidetza recetar las versiones comerciales de estos productos, aunque para ello deberán justificar por escrito su decisión. Una medida esta contestada desde los colectivos médicos de Osakidetza por llevarse a cabo "sin consenso", sobre todo, cuando el consejero de Sanidad vende la idea de que las iniciativas deben partir de estos propios profesionales. Por ello, justificó el "pisar el acelerador" en el uso de genéricos en la actual crisis y destacó que la medida es "irreprochable" y que cuenta con el "aval" jurídico.

1 comentario:

hijoeputa dijo...

Je, y luego sale por la tele un Rumano que vive con sus hijos en un autobús diciendo que quiere una casa, bueno, dijo que si es posible dos por que tiene mucha familía. Y lo malo es que lo conseguirá. Yo también quiero una casa. Y que conste que me da un montón de pena que ese Rumano viva en un autobús, pero me parece que tiene un morro que te cagas, él y los que vienen con la mano por delante para pedir en vez de para trabajar y cotizar y arrimar el hombro.