lunes, 19 de julio de 2010

UNCANNY


Vía Yonkis, me entero de que en la versión Bluray de Depredador se han pasado con el lavado de imagen. A Swacheneger le han metido tantos filtros que da grima de lo plasticoso que ha quedado:




Y es verdad. Hace poco alguien me comentaba que no podía con el cine en HD, que se le hacía muy extraño. Y a raíz de todo esto, recuerdo ahora la teoría del Valle inquietante, que, según Wikipedia (cómo no), se trata de un principio de la robótica, descrito por un tal Masahiro Mori, que describe las respuestas emocionales de los humanos hacia los robots y otras entidades no humanas. Vamos, viene a decir que la respuesta emocional de un humano hacia un robot hecho en apariencia y comportamiento muy similar al humano, incrementará positivamente y de forma empática hasta alcanzar un punto en el que la respuesta emocional se volverá repentinamente repulsiva. Y, visto lo visto, es perfectamente aplicable a las imágenes generadas por ordenador... e, incluso, a las máscaras:

Es la leche, ¿eh? A mayor realismo, mayor mal rollo. Imagino que hay un punto en el que, aunque sepamos que no es real, nos lo tragamos con cierta simpatía. Y ése es el punto que no hay que cruzar. Aún. Será que, a veces, lo clásico funciona de puta madre:

Descarga este vídeo aquí. Y el de la máscara, aquí.

ACTUALIZACIÓN:

Mmm... Vale, reconózcolo, he estado buscando cosas raras por ahí... y la cosa está curiosa. Echa un vistazo a esta demo de Image Metrics. ¿Emily da el pego?

yo diría que... bastante más que esto, ¿no?

Descarga el primero aquí; y el segundo, aquí.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Igual es por eso que nos gustan los dibujos animados. Si, a mi me gustan.

Josep dijo...

Si, por aqui aguantando.

Hace poco hablé del tema con una maquilladora.
Me decía que con la tele HD se dificulta un montón su trabajo, pues el mínimo defecto en la piel sale por pantalla cual volcán, lo que las obligaba a cubrir de maquillaje toda la cara del personaje en plan brochazo. Eso hace perder realismo, esconde las facciones, y hace que todos los presentadores sean malos imitadores de Carmen de Mairena.

Raúl dijo...

Querrás decir "buenos imitadores", ¿no?

También pasó con los videojuegos. Una resolución bajita (320x200) permitía abstraer mejor los fondos y demás; cuando entro el 640x400 muchas compaías vieron que eran incapaces de llenar tanto espacio con polígonos y todos los escenarios eran fríos y extraños.

Luego, cuando llegó el 1024x768, las caras eran raras y se notaban las juntas y las texturas pegadas a los cuerpos de los personajes. algo que, a menor resolución pasaba desapercibido (como si el "quiero y no puedo" se nos hiciera más comprensible, como si no se supiera aprovechar la nueva tecnología... o lo que es peor, como si no quisieran esforzarse).

Y ya está.

Anónimo dijo...

Curioso post este. A partir de ahora vivire aterrado.

Más aterrado quiero decir