viernes, 12 de noviembre de 2010

PUES VAYA TONTERÍA


Anoche, como estoy medio enfermo -es decir, mocoso, insomne, casi sordo y atontado- decidí ver A serbian film tras leer aquí que habían prohibido su exhibición en España.

Nada más empezar, es fácil caer en la tentación y pensar que su director ha tomado buena nota de aquello que dijo Žižek al respecto del cine de Kusturica: que suponía una trágica falsificación, transmitiendo una imagen mítica de la ex Yugoslavia... Imagen que a nosotros, a los occidentales, nos interesa.

El comienzo de la peli parece responder a esto: música gitana y título que se quiebran para anunciar que esto... es otra cosa: una nueva Serbia, real, sin velos ni presión ideológica.

Pero, decía también el esloveno, lo que hacemos no es otra cosa que proyectar nuestros secretos oscuros, nuestras obscenidades y demás en los Balcanes.

El subconsciente de Europa.

Y mucho me temo que, en realidad, A serbian film, más que a peleárselo, viene a ratificar esto.

Si sueles pasar por aquí, ya sabrás que no tengo ningún interés en la crítica cinematográfica -en la mía, quiero decir; ya hay mucho listo, con muchísimo más bagaje y discurso-, pero señalemos un par de puntos, para el Desclasado, que me preguntó al respecto:

La película falla estrepitosamente porque se queda a medio camino... No ya en la crudeza de las secuencias más duras, algo que no me molesta en absoluto -pues se le ve el cartón piedra a kilómetros-, sino en aquellas en las que, por ejemplo, vemos las antiguas andanzas del protagonista como actor porno: tomas lejanas que evitan lo explícito, desconcertantes diálogos y gel de ducha para simular la eyaculación.

¿Qué mierda es ésta?, ¿por qué usar clichés tan bobos?, ¿por qué han elegido un tío al que hay que ponerle una prótesis? Podría argumentarse que esto es así para que, más adelante, el snuff -porque de esto va el asunto, claro- resulte más impactante. Pero creo que, en realidad, son falta de cojones; que toda la polémica le viene muy bien a una peli, dirigida con el culo, que nadie iría a ver si no fuera por el afán censor de éste y otros países.

Sí, hay un par de escenas duras, que dan bastante mal rollo, pero previsibles una vez contextualizado el asunto. Quizá, dirigida por Eli Roth... Quizá con una trama de verdad, y no sólo poniendo, una detrás de otra, todas las barbaridades y esa imaginería grotesca que escondes desde niño...

No, quizá no.

Tan anestesiados estamos ya, que lo abstracto no puede afectarnos. Vamos, que cualquier cosa, en un telediario, grabada con un móvil, tiene mucha más fuerza que una secuencia cinematográfica perfectamente planificada... por muy bruta que sea ésta. Por eso Monstruoso es cojonuda, porque pese al contexto fantástico, bebe directamente de la emoción audiovisual actual.

No encontrarás nada de eso en la peli de Spasojevic, que nada -nuevo, ni viejo- nos cuenta.

Porque no es necesaria tanta tontería para hacer algo interesante. Visto lo visto, tiene mucha más fuerza la primera secuencia de Anticristo que todo lo que este señor vaya a rodar en su puta vida.

Total, tiempo perdido y más de lo mismo.

Ah, y mucho mojigato que parece no haber navegado nunca por la red, donde, ahí sí, tenemos un verdadero infierno.

No la veas.



I M A G E U P D A T E

10 comentarios:

Desclasado dijo...

Tengo que salir un rato, luego te comento. Gracias. ¿Te la puedo copiapegar pa mi blog (hay morbo por esta peli) citándote?

Luego vengo...

egoitzmoreno.com dijo...

y sin citarme incluso.

todo lo mío es tuyo jajaja.

hijoeputa dijo...

Pues no la pensaba ver de todas maneras, pero ahora menos. No sé, supongo que hasta la polla un poco de cosas como saw y la cosa esa que hizo el tarantino como productor sobre los chavalitos que secuentran para que ricos aburridos se los cepillasen en un almacen.
De todas maneras, la verdadera razón es por que me dijeron que había una escena del tío follándose a un recien nacido, pero recien nacido con el cordón umbilical y todo. Y vale, es mentira, pero desde que tengo dos niños hay según qué cosas que no puedo ver.

Desclasado dijo...

Me lo temía... La acabaré viendo, seguro, por aquello del morbo, pero temía que es un morbo perfectamente calculado buscando el escándalo mojigato.
Gracias de nuevo. El lunes o mañana la copiopego para mi blog. Me fío bastante más de opiniones blogueras independientes que de las de los medios de comunicación, siempre a las órdenes de los intereses de sus accionistas.

egoitzmoreno.com dijo...

efectivamente, hijoeputa, hay cosas a las que a mí también me cuesta bastante enfrentarme.

anoche pensé que, si la cosa se ponía jodida, siempre podía seguir con la quinta de "cómo conocía a vuestra madre"... pero no hizo falta.

hoy, antes comer, estaba comentándole a eguz la peli -que, obviamente, ella nunca verá- y era mucho más desagradable mi versión que el visionado. el recién nacido, por ejemplo, sale de una de las peores embarazadas que he visto en ninguna peli de la historia... y... bueno, no cuento nada más, por si alguien quiere verla.

la cosa... mmm... hace nada vi la grabación del suicidio de un sueco, retransmitido en directo vía webcam para todos los integrantes de un chat que, claro, lo fliparon.

dejo aquí el enlace; que no os quitará el sueño, pero tampoco pasa nada si no lo veis, no sé si me explico:

http://www.liveleak.com/view?i=5e3_1286805999

la cosa es que, si ves esto (al loro con el lema de la camiseta del tío)... todo lo demás... el cine pretendidamente turbador y polémico... es un juego de niños. una bobada que deja al descubierto las taras y dificultades creativas del autor.

en ese aspecto, más partidario soy del absurdo de "hostel" o "venganza", que juegan con un ridículo medido, sin perder el norte.

"saw" me pareció una mierda... sólo he visto la primera.

y... la verdad, no sé a cuento de qué estoy escribiendo nada ahora... me acabo de sonar los mocos y casi pierdo el conocimiento.

en fin, un saludo.

y, descla, he corregido un par de errores para que te lo lleves mejor...

qwerty dijo...

No entiendo cómo la justicia toma cartas en este asunto y no prohibe el libro de Sanchez Dragó.

egoitzmoreno.com dijo...

no sé si son casos comparables, qwerty... pero, de todos modos, aquí estamos hablando de ficción. unos efectos especiales de segunda división nos dejan claro que nada es real.

sánchez-dragó se escuda en lo literario para no reconocer que su escrito es autobiográfico -sus dos escritos, en realidad, pues ya relató la misma historia hace más de veinticinco años-... y que en él, con inusitada torpeza, reconoce (aplicando el término, además) estar hablando de un posible delito.

no creo que ninguna de las dos obras deba ser prohibida. eso sí, en el caso del libro, escupo sobre la editorial que lo editó y me cagó en las tiendas que trafiquen con semejante mierda.

y cada cual que gaste su dinero donde mejor le parezca, supongo.

Anónimo dijo...

EH, BUEN POST

Desclasado dijo...

Copiapegado con un par de teclas. Gracias.

Anónimo dijo...

ESTOY DE ACUERDO.

Gracias por el comentario. La vi ayer y mis impresiones coinciden con las tuyas. Puede que dentro de unos años adquiera otro sentido la pelicula pero de momento esta más que olvidada.