lunes, 13 de diciembre de 2010

BENDITO MONKEY


Encuentro aquí un post interesante (e, imagino, abierto a discusión), que no puedo dejar pasar sin robar y pegar:

10 RAZONES POR LAS QUE MONKEY ISLAND ES GENIAL

Monkey Island. La gran obra maestra de Ron Gilbert. Decir que este juego es un videojuego de culto no es nada nuevo para nadie, ya que -quizás- pueda ser considerado uno de los juegos más divertidos (sobretodo para los fanáticos de las aventuras gráficas).

Tal fue así, que incluso, en verano del año pasado, lanzaron una edición especial con gráficos en alta definición, banda sonora remasterizada y las voces de la tercera parte, The Curse of Monkey Island, permitiendo a los amantes de los pixels, jugar también a la versión original.

¿Pero por qué Monkey Island (hablaré sólo y exclusivamente de la primera parte) es un juego de aventuras realmente genial? ¿Son sus gráficos? ¿Su música? ¿Su jugabilidad? No (aunque a mi me encantan). Es su historia. Su guión. Su humor.

Sobretodo su humor. Un perfecto equilibrio entre el buen humor, las «salidas» absurdas y un sarcasmo e ironía alucinante. Y es por ello, por lo que voy a citar 10 puntos por lo que The Secret of Monkey Island me parece una aventura gráfica que sobresale por su estilo de humor y «gags» inconfundibles.

1. El «gag» del ídolo y el mar

Uno de los momentos desternillantes de Monkey Island es cuando el Sheriff Shinetop nos lanza al mar, amarrado con una cuerda atada al ídolo de múltiples brazos con la intención de que nos ahoguemos en las profundidades.

La situación en la que se devuelve el control al jugador es bastante cómica. Guybrush, en el fondo del mar, atado al ídolo con una cuerda y, justo un poco más allá del radio hasta donde alcanza, una docena de objetos cortantes ideales para cortar la cuerda: unas tijeras, un hacha, una espada, una sierra, etc.


Al final, la solución es tan sencilla como coger el ídolo y subir por tu propio pie a la superficie. Claro que, esto no lo realizas hasta volverte loco intentando coger alguno de los objetos o encontrar una solución para cortar la cuerda.

Pero esto no es todo, este gag tiene muchas curiosidades escondidas. En varios diálogos mantenidos hasta el momento, Guybrush Threepwood afirma que es capaz de aguantar la respiración bajo el agua hasta 10 minutos.

Si esperamos esa cantidad de tiempo, a medida que nos aproximamos a ella, aparecerán unos piratas conversando en la parte superior, y por su parte, nuestro querido aprendiz de pirata irá cambiando de color, hasta que las opciones del menú cambian a verbos como flotar, hincharse, descomponerse, entre otros, y una curiosa opción «Encargar libro de pistas» que te responde: «Llama al número 1-800-STARWARS para más detalles».



Finalmente, y a pesar de que Ron Gilbert tiene la máxima de que en una buena aventura gráfica no debería ser posible morir, si llegas a los 10 minutos (situación practicamente imposible a no ser que quieras hacerlo intencionadamente) es el único lugar del juego donde puedes realmente morir.

Como curiosidad, decir que la pantalla que aparece de la muerte, es una parodia al sistema utilizado en Sierra (la compañía que hacía la competencia a LucasFilm) como por ejemplo las aventuras de
Larry, Space Quest o las muertes del Laura Bow.

2. La puerta de la choza de los canibales

Uno de los grandes momentos de Monkey Island que mucha gente suele pasar por alto, es cuando los canibales nos hacen prisionero en una de sus chozas.

La situación ya es algo absurda, en el sentido que nos retienen en una «prisión» que es en realidad una cabaña de madera y paja, pero lo realmente gracioso es que si escapamos y volvemos a ir a parar con los canibales, estos nos volverán a hacer prisionero, reforzando (dentro de sus posibilidades) la seguridad de la puerta de la cabaña.

Así pues, pasaremos de una cabaña normal, a una cabaña con cadenas en la puerta y terminando por una puerta blindada con código de seguridad (eso sí, el resto de la cabaña seguirá siendo totalmente de paja).


Y por supuesto, no olvidemos al hipotético mono de 3 cabezas, que cuando come con una de las cabeza el plátano, lo mastica con otra y lo traga con la tercera.

3. Árbol de goma

Otro gag brutal de Monkey Island, es en la zona donde está la catapulta (instrumento o arte primitivo). En la parte superior, hay un montón de rocas que Guybrush puede utilizar para disparar al platanero.

Si nos movemos hacia la derecha, el suelo se derrumba y nos caemos por el precipicio, apareciendo uno de los diálogos de muerte al estilo «Sierra» con el siguiente mensaje:

Inmediatamente, después, se oirá un ruido de cama elástica de dibujos animados y Guybrush rebotará de nuevo a la zona de las rocas, mientras el cartel desaparece y dice (como si no hubiera pasado nada): «árbol de goma».


Otro detalle muy curioso en esta zona es que, de forma totalmente opcional y sin que influya en el transcurso oficial del juego, puedes cargarte de una pedrada el barco con tu tripulación y hundirlo en el mar con un característico «Ooops». Si lo haces, cambiarán unas escenas del final y la forma en la que vuelves a Isla Mêlée.

4. La escena oculta en la pared de la mansión.

Uno de los gags más impresionantes del juego, es el de la escena de la mansión de la gobernadora Elaine. Merece la pena ver el vídeo si no lo conoces (y si lo conoces, también). Prestad especial atención en el diálogo de acciones.

Acciones como Hipnotizar rinoceronte peleón, Usar quitagrapas en tremendo y peligroso yak o Usar repelente de ardillas con horda de ardillas hacen de este cúmulo de ocurrencias uno de los mejores y más divertidos momentos del juego.

5. El troll George Lucas

Uno de los acertijos a resolver en el juego, es como pasar por un puente bloqueado por un troll, que no nos deja pasar a la vez que sujeta un amenazante garrote. Para poder acceder al otro lado, debemos sobornar al troll con un delicioso arenque.


Entonces, Guybrush pasará al otro lado del puente. En ese momento, descubrimos que el troll realmente es una persona disfrazada, que se quita la cabeza para comerse el arenque y es, nada más y nada menos que... ¡George Lucas, creador de StarWars!

George, tras asegurarse que no le mira nadie, tira el garrote a un lado y se come el delicioso arenque. Una vez ha terminado, se vuelve a poner la cabeza del disfraz y recoge el garrote... ¡Sin manos! ¡Usando la fuerza!

6. Insert disk 22

Cuando estamos en el «laberinto» del bosque, hay un árbol cortado, en el que sólo se puede ver el tronco. Si lo examinamos, Guybrush encontrará un hueco que desciende a unas catacumbas, sin embargo, al intentar bajar, se muestra un mensaje de error pidiendo el disco 22.

Acto seguido, el juego pedirá el disco 36, y posteriormente el disco 114. Finalmente, al no haber insertado dichos discos, Guybrush termina diciendo... «Bueno, será mejor que me salte esa parte...».


Al parecer, este guiño fue introducido intentando parodiar a las compañías de juegos que sacaban sus versiones en numerosos discos y te lo pedían cada vez que ibas a realizar una acción concreta.

Sin embargo, esta broma estuvo incluida sólo en la primera versión de diskette de Monkey Island. Debido a la gran cantidad de llamadas al soporte técnico pidiendo tales discos, la compañía decidió eliminar la broma.

7. La famosa leyenda del nombre de Guybrush

En Internet y multitud de revistas se puede encontrar la leyenda del origen del nombre de Guybrush, que afirma que se le puso ese nombre debido a que cuando crearon la imagen del personaje, la guardaron con nombre guy (el tío) con extensión
.brush.

Mientras que algunos afirman que es cierta, en otros lugares encuentras que se trata de un falso mito creado sobre el personaje.

Lo cierto es que, Dave Grossman, uno de los diseñadores originales de LucasFilm comentó en uno de los foros de TellTale Games que la anecdota es cierta, sólo que hay ligeros detalles que son erroneos:

Mostly true, but Wikipedia actually gets the details slightly wrong. For the obsessively detail-oriented among you: The DPaint extension for brush files was .bbm (remember that file extensions could only be three letters in those days). The file was named guybrush.bbm, but the "brush" was included by Steve Purcell, who did the drawing, rather than by DPaint itself.

8. Ganar directamente

En el Monkey Island existe un atajo de teclas para ciertas acciones del menu (salir del juego, guardar partida, cargar partida...). Curiosamente, existe un atajo especifico, CTRL-W, para ganar la partida:

En el caso de que pulses que si, aparecerá que has conseguido los 800/800 puntos posibles y unos créditos especiales del juego (los cuales tampoco tienen desperdicio). Finalmente, te obligará a irte a la cama y apagar el ordenador.

Mención especial de Spiffy, el perro que aparece en el SCUMM Bar (¡existe uno en Tarragona (España) en el que sirven un coctel llamado Grog!), animalito que nos explica, en su propio idioma, la situación del juego.

9. El combate de insultos

Sin duda, uno de los puntos fuertes de Monkey Island son.... sus diálogos. Las conversaciones que mantiene, tanto Guybrush como cualquier otro personaje, son bastante divertidas y muy ocurrentes, por lo que hacen del juego algo muy entretenido.

Pero lo que sin duda no podemos pasar por alto son sus combates de insultos. En Monkey Island cuando vas a luchar contra otro pirata, debes mantener una conversación en la que debes insultar de forma elegante a tu oponente

Los juegos de palabras del combate de insultos fueron diseñados nada más y nada menos que por Orson Scott Card, autor de la novela El juego de Ender.

10. Referencias a otros juegos

En Monkey Island existen multitud de crossovers o referencias a otros juegos de LucasFilms (posteriormente LucasArts).

Por ejemplo, en el SCUMM Bar nos podemos encontrar a un pirata con una chapa que dice «Preguntame por LOOM».
Loom es otro de los juegos de la época de LucasFilm, que aparece también al golpearte en la cabeza en el circo de los hermanos Fettucini, que Guybrush cree ser Bobbin Threadbare, el protagonista de Loom.

En la edición especial, en la pantalla que se ve por primera vez de cerca el barco fantasma de LeChuck, junto a varios esqueletos y calaveras reflejados por la zona, aparece Manny Calavera, el protagonista de la aventura gráfica Grim Fandango.

Existen más referencias, como al juego Indiana Jones y la última cruzada. En la casa de la mujer que hace voodoo, si miras el cáliz que hay encima de una mesa, Guybrush te dirá «Este si es el cáliz de un carpintero», haciendo referencia a la última prueba de la aventura de Indy.

También, junto a la gran cabeza de mono de Monkey Island, hay varios pequeños ídolos. Uno de ellos, tiene la cabeza de Sam y Max (en la edición especial aparece también un tentáculo, haciendo referencia a El día del tentáculo y Maniac Mansion).

Y ya está. Por decir algo, a mí, el detallé que más me gustó tiene que ver con Herman Toothrot, el náufrago... que llegaba incluso a dirigirse al jugador, a hablar contigo, ante la estupefacta mirada de Guybrush (dándote el juego, además, la opción de preguntar a Herman, vía Guybrush, a ver con quién estaba hablando). Un auténtico momento de locura metalingüística.

Me bajé las dos primeras partes de la store de la PS3... y, la verdad, no puedo con los nuevos diseños; me resultan del montón, sin personalidad ninguna. Estoy más o menos al día en lo que a juegos se refiere; disfruté con Heavy rain, dudo ante el nuevo Fallout, miro algunas aventuras de reojo... pero sé que no hay nada como el Monkey.

Tampoco tendré nunca quince años; será ése el problema.

Puedes descargar los vídeos aquí:

Maneras de morir aquí.
Caníbales aquí.
Cliff aquí.
Mansión de la Gobernadora aquí.
George Lucas en plan troll aquí.
Monkey Island, the infamous stump joke aquí.
Spiffy Closeup aquí.

Más Monkey Island aquí.

R E C U E R D A

¿Qué es la felicidad? La felicidad es el olor de un nuevo coche. Es estar libre de miedos. Es una valla en el lado de la carretera que chilla el consuelo de que lo que sea que estés haciendo está bien.

Don Draper

1 comentario:

mensajes claro dijo...

Interesante , Los videos andan rebien.