miércoles, 8 de diciembre de 2010

LA PUTA TELE


Estoo... No me he muerto; ni ando de parranda. Es que he(mos) comprado un nuevo televisor y, claro, he sido abducido.

No se veía mal el viejo cacharro (era como éste), que nos regalaron mis viejos hace... cuatro años, creo, pero ocupaba un huevo. Y si le enchufabas la PS3, no se distinguían ni las letras.

Total, que aprovechando uno de los pagos de Piko, me he lanzado al mundo de la alta definición para comprobar que, efectivamente, se puede ver cine en casa con cierto grado de dignidad. Si estás pensando en renovar, he aquí un pequeño resumen, escrito a toda leche, de cómo me lo he montado yo:

Tamaño. Nuestra salita es pequeña, así que, decidí quedarme en las cuarenta pulgadas. Ahora que los trastos no llevan tubo, no hay que temer problemas oculares y pueden ser todo lo grandes que quieras... aunque, claro, piensa que, en el cine, a nadie le gusta sentarse en las primeras filas. Por otro lado, mi amigo Galder me dijo que "pillar más de cuarenta es una chorrada, el píxel es el píxel". No sé a qué se estaba refiriendo, pero de esto sabe mucho. Así que, cuarenta.

Marca y características. Soy muy de Sony, qué se le va a hacer. Mi hermano se pilló una Samsung, más barata, más bonita... pero que no es Sony. Lo importante, en cualquier caso, es que sea Full HD, o sea, que soporte 1080p, que son el número de líneas (horizontales) que tiene la pantalla. la "p" significa "progresivo", es decir, que van en orden (en las 1080i, la "i" significa "interlaced", o sea, que se muestran primero las impares, luego las pares, etc.)... Tampoco es que haya mucha diferencia en cuanto a imagen, pero si pones un juego o una peli de acción, con el entrelazado notarás que la cosa no va tan fluida.

No me hagas mucho caso, pero está bien que el LCD (cristal líquido) funcione con tecnología led, porque ocupa muy poco de ancho. Y se ve de cojones desde prácticamente cualquier ángulo.

Los hercios, dicen, son importantes. Un televisor "convencional" va a 50Hz. Es el refresco, los pantallazos. Cuantos más, mejor. Yo quería de cien... pero me pille la KDL 40HX800, que llega a doscientos. En realidad, poco debería importar, pues depende de la señal que recibe el aparato... pero, gracias al Motion Flow, el aparato analiza y genera nuevos fotogramas para que el tránsito entre uno y otro sea más suave. Me lo creo si quiero, claro, pero dicen que por cada imagen, te cuela tres. Ahí queda eso.


Cine. Mucho me temo que mi viejo reproductor Iomega no está para grandes trotes. Hace mucho ruido y sólo reproduce rips de dos gigas. A partir de ahí, va a saltos. Está bien para ver pelis de Lide, de día, pero... necesitaba algo que reprodujera matroskas, que es el formato más completo, el que le está plantando cara al bluray... y opté por una cosa llamada Pop Corn Hour A-200, que es un cacharro que se traga todo sin problemas... ¿Un archivo de treinta gigas? sin inmutarse. Le puedes pinchar no sé cuántos discos duros, meterle uno dentro (le he puesto tera y medio), casi no se le oye, tiene un mando que se ilumina y es feo de cojones. Es caro, pero te evitas muchos problemas

Internet. Tanto el reproductor como la tele pueden conectarse a la red endiñándoles un cable (o vía wifi, usando no sé qué cacharro que te venden por separado); puedes compartir carpetas en tu PC y mandar archivos de un sitio a otro... Los vídeos de youtube y similares se ven bien, pero no es algo que me interese. Como tampoco me interesan los programas de televisión convencionales. En nuestro caso, con la opción básica de Euskaltel, recibimos señal analógica y (pese a que depende mucho del canal) no se ve muy bien que digamos. Eguz suele tirarse en el sofá a zappear. Yo, salvo algún partido, intento no perder el tiempo ahí (lo pierdo aquí, contigo). Vamos, que no voy a pagar diez euros (o los que sean) más para que nos den el decodificador, recibirlo todo en digital y verle bien los cráteres al indeseable de Jordi González.

Piensa para qué quieres tú una cosa de éstas. Y recuerda que todo está ahí, al alcance. En páginas como ésta, ésta o ésta... puedes descargar un montón de material en alta definición. Ojo, recuerda que sólo puedes hacer tal cosa si previamente has pasado por caja, y tienes el bluray original. Lo que hacen este tipo de páginas es ayudar al usuario a realizar la copia de seguridad a la que los compradores tienen derecho por ley. Si te confundes, y descargas algo que no deberías ver sin pagar, bórralo cuanto antes o te caerá un puro de los gordos.

En serio. De los gordos. La muerte.

3D. Para poder disfrutar de contenidos en tres dimensiones, necesitas (con mi televisor, digo) un transmisor y unas gafas. Estoy a la espera de que me llegue todo (que no había en stock, me dijeron), pues me aproveché de un pack iniciático, gracias al que te salía todo (el transmisor, dos pares de gafas y un reproductor de bluray) por ochenta euros. Me la suda el 3D, pero... Yo qué sé, me pareció tan barato que...

Ver cómo se ve. Es importante no comprar a ciegas, por internet, digo. Vete a la tienda y compara un modelo con otro. Es más, vete a distintas tiendas (que no puedes fiarte ni de lo que están sintonizando, ni de cómo lo tienen configurado) y piénsatelo bien. Consulta en foros; es sorprendente la de gente que anda investigando y comentando estas historias. No es que un televisor sea un aparato para toda la vida, pero tiene que ser una putada comprar algo que, al cabo de una semana, por lo que sea, no te satisface.

Ah, ya que estamos, tras pasearme por un sitio y otro, realicé mi compra en Bermúdez, en el Megapark de Barakaldo... y aunque todo fue muy bien, no pienso comprarles nada más en mi puta vida. El chico que me atendió, que era muy majo, me dijo que el precio mínimo estaba garantizado. Es decir, que si encontraba un lugar físico (no una tienda virtual) donde estuviera más barato, me devolverían la diferencia.

Compré. Me lo llevé a casa. Y descubrí un lugar, en Bilbao, donde estaba (televisor, gafas, etc.) considerablemente más barato. Volví a la tienda y se lo dije al figura.

Y nada, claro. No lo aceptan; por lo que sea (porque no es el mismo televisor, pues aunque sea el mismo modelo, lo han pillado en otro país); no devuelven el dinero (sólo cheques-regalo, para gastar en la tienda); no hay nada por escrito (sólo un vendedor avispado soltando de todo sin parar), etc. Sólo nos quedan los blogs. Y pensar que perder un cliente (uno tras otro, digo) a la larga, les tiene que joder.

Aunque sea mentira, porque en el fondo, todos son iguales y te la juegan de igual manera. Menos el Corte inglés, que a ésos todo se la suda.

Videojuegos. Impresionante. Es una gozada jugar con una pantalla tan grande y, supongo, cuando desarrollen (mejor) juegos en 3d, se le podrá sacar bien el jugo al Call of duty, por ejemplo.

Sonido. La tele suena estupendamente, aunque ahora lo que nos queda es hacernos con uno de esos estrafalarios equipos con cincuenta altavoces y demás... Pero lo dudo. Nosotros vemos series y pelis de noche, con Lide al otro lado de la pared, así que no podemos pasarnos demasiado y no podríamos sacarle ningún provecho.

Y, para terminar... Cuando ya no quedaba nadie más sin verla... pues yo he visto Avatar, que no está del todo mal. Básicamente es como mezclar Bailando con lobos con Pocahontas... y hacerlo todo aun más previsible, si cabe... pero no deja de ser entretenido. El planeta, fauna y (sobre todo) flora... son toda una gozada y el espectáculo generado por ordenador resulta bastante más comedido de lo que cabría esperar. Vamos, que se puede ver e, independientemente de lo sobado que esté el mensaje, es bueno ver cine norteamericano crítico con su actitud imperialista... Y, aunque no sea ésta quizá la intención de su director, los yankees, fans de la peli, deberían aprovechar para preguntarse qué cojones hacen, su gobierno y sus marines, dando por el culo en/a medio mundo.

Cameron ya ha firmado para dirigir otras dos entregas.

Descarga el vídeo aquí, por cierto.



I M A G E U P D A T E



1 comentario:

davit dijo...

Pues eso. ya te puedes pirar al cine (de verdad) cuando quieras, que yo me quedo encantado a cuidar a Lide.