miércoles, 30 de marzo de 2011

OPERACIÓN EN BUCAREST


__Trece grados fuera. En el interior de la furgoneta, veinte. Olía a sudor, mititei, sarmale y queso Kashkaval.
__No se les permitía beber.
__El zumbido del generador, y alguna tos, rompían el silencio.
__Faltaba un siglo para el relevo.
__Llevaban nueve meses en Bucarest y, aplicando el protocolo, habían conseguido trasladar prácticamente todo el crimen organizado a España e Italia, pero aún no tenían el escenario adecuado para lanzar la operación. Los rumanos resultaron ser un desastre en temas de cooperación y sólo Vasile, un traficante de tres al cuarto, había accedido a trabajar con ellos a cambio de un futuro mejor en los Estados Unidos.
__-Colin- dijo Jeff.
__-¿Qué?
__-Que viene Colin, recoge un poco esto.
__George dejó caer el periódico y las sobras en la papelera y se puso los cascos.
__La puerta se abrió y Colin entró en el vehículo. Apartó una caja y se sentó en el único taburete libre.
__-¿Dónde está nuestro hombre?- preguntó.
__-No... No lo sabemos.
__-Pues localízalo. Nos ha llegado un soplo. El lituano cree que la reunión se celebrará la semana que viene.
__-¿Vendrán los iraníes?
__-Sí. Y la cúpula afgana- sonrió Colin, satisfecho.
__George se sumó a la celebración. Si Al Qaeda decidía usar esa vía su condición iba a mejorar considerablemente. Tal y como le dijeron, volvería a Langley y dedicaría su tiempo a instruir agentes.
-George.
__-¿Sí?
__-¿Me estás escuchando?
__-Eh... Sí, perdona...
__-Quiero hablar con Vasile. Localízame a ese granjero hijo de puta.
__-Verás... Tenemos un problema...
__Colin lo miró. No se caían bien.
__-No tenemos monitor- dijo George, afectado.
__-¿Qué...? ¿Por qué no le adjudicásteis uno?
__-Lo hicimos- medió Jeff-, pero no quiso someterse al...
__-¿No lo pusistéis bajo la epidermis?
__-No, no se dejó.
__-¿En el pantalón?
__-En la gorra- explicó George.
__-¿Habéis metido el monitor en una gorra?
__-Hombre... Siempre la lleva...
__-¿Y por qué no la lleva ahora?
__Los agentes se miraron. No había respuesta.
__Era la gorra que le regaló su padre, les contó.
__Fuera, unos borrachos pegaban a una chica.
__Colin nunca les dejaba intervenir, no estaban ahí para eso.
__Siempre llevaba la gorra. Dormía con ella, les explicó.
__Jeff vació de un sorbo un botellín de agua.
__Bajo ningún concepto se desharía de ella, les dijo.




Descarga el vídeo aquí.

Más textos
aquí.


I M A G E U P D A T E

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Está muy bien escrito. Me quito el sombrero.

el rumano que recibía sin parar dijo...

"Llevaban nueve meses en Bucarest y, aplicando el protocolo, habían conseguido trasladar prácticamente todo el crimen organizado a España e Italia"

jajajajaja MUY BUENO