martes, 26 de abril de 2011

BOBBY FINSTOCK


El domingo, Eguz se fue con Lide a no sé dónde y yo me quedé en casa planchando... y disfrutando de un retorno a la infancia.

Aunque sale mal parada si la comparamos con el monstruo ochentero por excelencia, siempre he guardad un grato recuerdo de De pelo en pecho, que... si bien asumo que se trata de una cosa horrible que juega a no ser ni una cosa, ni otra... funciona de puta madre por lo canónica que resulta su historia y lo bien que hace las cosas nuestro buen amigo Michael.

Especialmente me gustan las secuencias del entrenador, ese segundo padre que Tony Soprano no pudo tener:



Aunque, claro, teniendo en cuenta que la peli se estrenó en el 85, las hormonas hicieron que ésta fuera la secuencia más recordada entre mis compañeros de la ikas:



Descarga los vídeos
aquí y aquí.



I M A G E U P D A T E

No hay comentarios: