viernes, 3 de febrero de 2012

BLACKFLIP


Y llegaron las vacaciones para Andrey Vólkov, tras un año plagado de cambios y sinsentidos: había perdido una fortuna jugando al póquer; su madre se había largado a París con su jefe... Y su padre, enganchado a la botella, todo el día llorando. Una juerga de vida. Un mundo que no termina de explotar, de llevarnos a todos al infierno. "Al menos, tenemos salud", pensó, mientras extendía su toalla en el cesped y daba un repaso al entorno. "¿Dónde cojones se ha metido?", se preguntó. Yura y Kolia se acercaron a la piscina. Siempre felices. Un asco... Todo era mierda vacía hasta que llegó Irina Petrova. En bikini. Mil siglos enamorado de ella; toda una vida soñando con ese cuerpo, con meterse dentro. Pero había llegado la hora. Ella se acercó al grupo y saludo, con esa amabilidad que te da la resaca, y Andrey dijo algo gracioso que nadie llegó a escuchar.

Y decidió ser algo que no era:



Descarga el vídeo aquí.



I M A G E U P D A T E

2 comentarios:

Tripi dijo...

Joder, joder...lesión medular fijo. Buuuf.

La morenita de la foto está para mojar pan.

Egunon e.

Otro puto lunes más.

egoitzmoreno.com dijo...

puto lunes.

y puto metro, que han puesto mal el indicador y, a la hora de hacer transbordo, me he vuelto hacia casa. total, que he parado en la primera estación y, para cambiar de andén, he tenido que salir fuera -sí, se la han currado de cojones- y esperar, porque no te dejan meter el puto bono hasta que no pasa un rato. y lloviendo. y cagándome en dios.

estoy hasta los huevos, y el día acaba de empezar.

un saludo,

e.