lunes, 5 de marzo de 2012

BUKOWSKI


Marquitos me pasa esto, de Bukowski, para que lo cuelgue en el blog...

Así que, sin que sirva de precedente, ahí va una del viejo pimpleras:

SIN VENTAS

estaba en el bar
non compos mentis.
(en estado de desorden mental)

era aproximadamente una semana antes
de Navidad.
el gran Ed vendía árboles
en la calle.

entró en el
bar.

“¡Dios mío, hace un frío
terrible!”

el gran Ed me miró.

“Hank, sal y encárgate
de los árboles.
si alguien quiere comprar
alguno, entra y
dímelo”.

me quedé fuera.

iba en mangas de camisa.
estaba sin abrigo.
nevaba.
hacía un frío gélido,
pero un frío gélido
agradable.

no estaba acostumbrado a la nieve
pero me gustaba la nieve.

me quedé junto a los árboles.

me quedé allí unos 20
minutos.

luego salió el gran
Ed.

“¿no ha venido nadie?”

“no, Ed”

“entra, dile a Billy Boy
que te sirva una bebida y que lo cargue
e mi cuenta”.

entré
y me senté en un taburete.

le dije a Billy Boy:
“un whisky doble con hielo,
y cárgaselo a Ed”.

Billy Boy me lo sirvió.

“¿has vendido algún árbol?”

“no”.

Billy Boy miró a
los parroquianos.

“eh, Hank no ha vendido
ningún árbol”.

“¿qué pasa, Hank?”,
preguntó alguien.

no contesté.
eché un trago a la
bebida.

“¿por qué no has vendido ningún
árbol?”, preguntó
otro.

“al igual que la abeja enjambra para
melificar, al igual que la noche sigue
al día
en el hedor del tiempo,
así sucederá”.

“¿el qué?”

“que alguien venderá un árbol,
aunque no necesariamente
sea yo”.

me acabé la bebida.

se hizo el
silencio.

entonces alguien dijo:
“este tío está
chiflado”.

estando allí
con aquella gente
decidí que
aquello no
tenía
discusión.



I M A G E U P D A T E

2 comentarios:

Tripi dijo...

Diosss, qué grande Hank¡¡¡

Kojontxu dijo...

Joder, primero el Hitler SS y luego Bukowski, que tiempos...